Noticias
"Una Navidad Marista para un Hermano"
Por
Camila Gatica F.
Publicado:
15 Diciembre 2016, 17:02
Leido 620 veces
"Una Navidad Marista para un Hermano"
El día viernes 9 de diciembre del 2016, celebramos en la Plaza de Armas de Quillota la cena solidaria. Actividad planificada por la Pastoral Familiar Marista, con cerca de dos meses de planificación y trabajo previo...  
Publicamos la reflexión de la Pastoral familiar de nuestro Colegio de lo que fue la Cena Solidaria "Una Navidad Marista para un Hermano".



Siguiendo los pasos de Marcelino Champagnat, quien funda la Congregación de Hermanos Maristas porque él mismo vivió una experiencia solidaria “Encuentro con el joven Montagne”, nuestra Pastoral Familiar siguiendo los pasos de él y con la intención de vivir el verdadero sentido de la navidad, nos propusimos este desafío, fue también una instancia para vivir los valores de la espiritualidad Marista: Confianza en Dios – Espíritu de Familia – Amor a María – Amor al Trabajo – Espíritu Solidario.

El sueño de nuestra Cena Solidaria lo provocó una inquietud de los integrantes de nuestra Pastoral Familiar Marista, dado que sentíamos que no nos podemos quedar como espectadores esperando que todo mejore, nuestra Pastoral vio la necesidad de darle voz a este pensamiento con respecto a todas las cosas que a nuestro alrededor pasan, para así tener un poco más de compromiso desde la solidaridad a la que a todos nos impulsa el Evangelio.

Es por eso que desde el año 2014 hemos participado en la ciudad de Viña del Mar en un evento solidario que se realiza en el Sporting Club donde atiende a más de mil personas que vienen a disfrutar de una cena, entretenerse con un shows artístico, recibir un sencillo presente y compartir en un ambiente solidario. Ese evento nos motivó e inmediatamente comenzamos a soñar con replicar esta iniciativa en nuestra ciudad.
Para el año 2015, volvimos a participar en la cena de Viña del Mar, pero además, fuimos capaces de generar una actividad navideña en Quillota, una primera cena solidaria en la Capilla San Marcelino ubicada en el sector de Los Almendros (La Palma), esa actividad fue para 100 personas, desde ese momento sentimos que se sembraba la ilusión de hacer algo más grande y significativo por nuestra ciudad.

Ya en 2016, desde el comienzo del año soñábamos y proyectábamos la idea de hacer un evento solidario para muchas personas, en donde pudiéramos compartir con más de 500 beneficiarios; este evento tenía la característica de que fuera capaz de Transformar nuestra ciudad. ¿Qué significaba eso para nosotros? – El evento no debía ser solo ir a atender a un grupo de personas en situación de calle. Más bien era una oportunidad donde nosotros mismos íbamos a compartir y así esta cena se convierte en una oportunidad de conocer bien a nuestros hermanos, saber sus problemas, escucharlos y atenderlos, sentir sus olores, sus sufrimientos y compartir el café con ellos, no vamos a atender solamente, vamos a compartir y estar todos juntos.

Al principio pensábamos en hacer algo más “oculto”, en un sector de la feria de Quillota o bien en la Plaza de los Ceibos, a pesar de que su tamaño nos parecía muy pequeño, pero solo era una idea inicial, ya cuando estábamos algo más organizados, partimos pidiendo permiso en nuestro colegio para que nos respaldara en esta iniciativa y sin dudarlo su respuesta fue afirmativa y notamos que ya estaba corriendo el sueño de la cena solidaria, la cual debía ser “Una Navidad Marista para un Hermano”.

Luego comenzamos a buscar a los colaboradores, contacto con amistades, centro de padres, alumnos y ex alumnos; pero también descubrimos que a pesar de que esta iniciativa tenía un origen Marista debía ser de toda la comunidad, recorrimos muchos lugares y en una de las visitas llegamos a Banamor, lugar donde se centralizan todas las actividades solidarias de nuestra comuna y la recepción inmediatamente fue genial, notamos que había una conexión en lo referente a esta “onda solidaria”.

Gracias a este vínculo con Banamor, en una larga y cálida reunión descubrimos que el lugar más apropiado para hacer el evento era la Plaza de Armas de nuestra ciudad e inmediatamente sentimos que ese era nuestro lugar.

Al principio no todo el mundo entendía de bien el “hacer algo” ya que nos decían que mucha gente se podía molestar por ver comer a nuestros hermanos en la Plaza, incluso nos llegaron sugerencias de que lo hiciéramos en algún estadio o un lugar cerrado ya que así estaríamos tranquilos, pero eso significaba esconder la realidad de nuestra ciudad, llevarlos a las periferias de nuestra ciudad y eso no concordaba con el espíritu de nuestra cena, ya que nosotros no queremos hacer “Turismo Social”, no queremos ir a ver cómo viven nuestros hermanos, ni menos esconderlos, queremos compartir con ellos, incluso nuestro deseo es que si alguien va pasando por la Plaza y se quiere sentar a compartir lo podrá hacer con libertad, es el sueño de que todos se reúnan en torno a esta gran mesa.


Queremos agradecer a todas las personas que hicieron posible esta maravillosa jornada: a los Hermanos Maristas, los colegios que brindaron su apoyo, colaboradores, voluntarios, equipo central, medios de comunicación y prensa, animadores, locutores, artistas… Y de manera especial a todos los que se sentaron en la plaza de armas a compartir con nosotros

Nos vemos el 2017…



Noticias Relacionadas
Encuentro de guiadoras y dirigentes Scout Maristas
Publicado: 17 Marzo 2017 / 379 Lecturas
Nuevo Modelo Marista de Evangelización
Publicado: 17 Marzo 2017 / 544 Lecturas
Campamento de Verano
Publicado: 6 Marzo 2017 / 510 Lecturas
Comentarios
comments powered by Disqus
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile