Noticias
Enseñanzas de San Marcelino en tiempos de Pandemia
Por
Loreto Caro S.
Publicado:
1 Julio 2020
Leido 271 veces
Todas la Secciones se esmeraron en celebrar de manera online la Festividad de Marcelino
Queremos terminar junio recordando algunas de las cualidades del fundador de la congregación de los Hermanos Maristas, al que hemos homenajeado durante este mes. Y es que muchas de sus virtudes pueden resultar valiosas para afrontar estos duros momentos que nos está tocando vivir.
Marcelino Champagnat fue un maestro de maestros que derrochó entusiasmo y energía en la formación de jóvenes, especialmente en la de los más vulnerables, dándoles a conocer a Jesús y la palabra de Dios. Confió siempre en un Dios presente, guía, consejero y pleno de gracia transformadora. También mantuvo una devoción y confianza ilimitadas en María y las "pequeñas" virtudes de la humildad y la sencillez. El sufrimiento que Marcelino enfrentó en vida templó su espíritu, lo purificó, las contrariedades le fortalecieron, caminó con decisión. Instituyó un "cristianismo práctico" que le llevaba a concretar el amor mediante la acción, estimando el amor a los demás como una medida del amor a Dios.

La región donde nació y desempeñó su misión es agreste, abrupta, incluso peligrosa; los crudos inviernos fomentaban la resistencia de la población y así Marcelino desorrolló virtudes como la tenacidad, la capacidad de adaptación y la resistencia frente a las adversidades. Vivió pobre, austeramente, pero era extraordinariamente sensible a las necesidades de sus feligreses y no dudaba en arrimar el hombro a la hora del trabajo físico o de poner en práctica su habilidad (por ejemplo en las faenas agrícolas). Cada obstáculo y prueba le hicieron más caritativo, optimista, emprendedor, sagaz y diplomático.

Practicó una estricta autodisciplina basada en el estudio, la reflexión y la oración, el ascetismo, la caridad, la meditación y el ayuno. Aún así, mantuvo un discernimiento prudente y delicado en lo relativo a la conciencia, sembrado de compasión, prudencia, paciencia y comprensión ante las debilidades humanas. Criticó sí todo individualismo, culpándolo de destruir el ánimo de sacrificio y cooperación en cualquier grupo.

Marcelino fue un hombre generoso, de buen humor y fortaleza espiritual. Su vida de oración se funde con una actitud de servicio a los demás. Su capacidad de escuchar al prójimo se plasma en capacidad para aprender de él. De personalidad conciliadora, sencilla, serena, rebosante de paz interior, puso gran énfasis en la importancia de la armonía en el seno de cada familia. Marcelino hacía las cosas ordinarias con extraordinario amor y las extraordinarias con inmenso tesón.

Para finalizar, no podemos dejar acabar el mes de San Marcelino sin reconocer y agradecer de corazón la noble labor que los profesores, profesoras, asistentes de la educación, asistentes de aseo, administrativos y Consejo Directivo están realizando en estos meses de crisis sanitaria y muy en especial a las familias de los alumnos y alumnas que conforman la gran Familia Marista, por su gran entereza y comprensión.

¡Muchas Gracias!


 

Galería
Noticias Relacionadas
Destacamos nuestros valores
Publicado: 10 Diciembre 2019 / 1226 Lecturas
CAIRA inaugura Punto limpio
Publicado: 27 Septiembre 2019 / 330 Lecturas
La importancia de ser donante
Publicado: 5 Septiembre 2019 / 290 Lecturas
© 2014 Todos los derechos reservados
Creado por Informática & Diseño Maristas Chile